lunes, 23 de abril de 2012

RISUEÑO EL ARROYO



risueño el arroyo
modula su canción más antigua
el amor antiguo y perseverante
                                  no canta como él

mas entibia las tardes tranquilas
los amaneceres con ladridos
                              y caballos sueltos pastando

el amor como el arroyo
                       desliza por su cuenca
él encuentra el cauce
mas el amor
                 a veces
se estanca contra una piedra

dulce la canción del arroyo
dulce el olor del amor
dulce el recuerdo del ocaso
melancólica memoria
musita lo perdido


el verde del cerro
se acercó a la ventana
imponente  y orgulloso
                se instaló en mi paleta
inundó las pupilas
y un rio en color
               invadió las entrañas

te hiciste patrono de los pensamientos
caminaste las calles del hoy
borraste las aceras solitarias
                         de la vieja ciudad
pacíficamente  heroico
              te hiciste dueño de mí

no desatiendas la delicadeza del pétalo
se ofrece azul como un pequeño mar
entre las piedras
             todo parece árido
pero estás vos
                  suave y azul
el azul cuarzo de los ensueños
                                 para mitigar tanta dureza
para redimir tantos milenios

                                            Beatriz Martinelli

2 comentarios:

Alicia dijo...

Qué bellos colores se cuelan en mi pensamiento al leer, no es necesario ver, solo sentir... hermoso Beatriz!

julia del prado morales dijo...

Qué bueno venir a leerte, y tener paz con esa foto y tu poema tan latente y sugerente.